Usted está aquí

Colegio Mayor Penyafort-Montserrat-Llull (Barcelona)

5
Valoración promedio: 5/5
Puntuación de 6 opiniones
Categoría: Colegio mayor de tipo Mixto
Precio: Desde 1.056 € / mes

Fotos

colegio mayor penyafort-montserrat-llull barcelona
sala de actos del ramon llull colegio mayor penyafort-montserrat-llull barcelona
comedor del ramon llull colegio mayor penyafort-montserrat-llull barcelona
vista aerea penyafort-montserrat colegio mayor penyafort-montserrat-llull barcelona

Dirección

AVINGUDA DIAGONAL 639-641 08028 BARCELONA
CARRER COMTE D'URGELL 187 08036 BARCELONA
08036 Barcelona, Barcelona
España

Descripción

2 Colegios Mayores iguales en normativa y funcionamineto diferentes en estilo de vida.

Uno en zona universitaria y el otro céntrico. En uno predominan las habitaciones individuales y en el otro las compartidas. Uno más grande otro mas pequeño. Cada uno con sus tesoros escondidos...salas majestuosas, rincones inolvidables, immensos pasillos....insólita capilla...

Actividades extraacadémicas, comision de cultura, deporte, música, excursiones...  

Tradición, experiencia, generaciones...

Hay que vivirlos!!

Plazo de admisión

Indicado en la web

Requisitos de admisión

A través de la página web y adjudicación de plazas mediante nota media de bachillerato.

Fechas de cierre

Especificadas en la página web.

Características comunes de las habitaciones ofrecidas

triples, dobles, individuales, con baño, sin baño, camas, armarios, mesas estudio...

Tipos de habitación y precios

Tipo Descripción €/mes (por persona) Capacidad
Habitación Individual1.056 €1 Persona

Instalaciones

Bar y/o cafetería, Biblioteca, Capilla, Cocina, Comedor, Gimnasio, Jardín, Lavandería autoservicio, Máquinas expendedoras, Pistas deportivas, Sala de arquitectura / dibujo, Sala de cine, Sala de conferencias, Sala de estudio, Sala de juegos, Sala de música, Sala de ordenadores, Sala de pintura / bellas artes, Sala de reuniones, Sala de televisión, Salón de actos, Terraza

Servicios

Internet en las habitaciones (WiFi y/o cable), Limpieza de habitaciones (diaria), Prensa diaria, Recepción 24 horas, Seguridad 24 horas, WiFi en zonas comunes

Actividades

Especificadas en la página web.

Principales normas

Especificadas en la página web.

Regímenes de comida

Pension completa

Transporte público

Metros y autobuses en la puerta de los 2 colegios

Mapa

¿Preguntas? Rellena este formulario y la residencia te las responderá

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Opiniones de: Colegio Mayor Penyafort-Montserrat-Llull

5 estrellas
5
4 estrellas
0
3 estrellas
0
2 estrellas
0
1 estrellas
1
Ayuda a otros estudiantes a decidir

¿Te has alojado aquí? Comparte tu experiencia y lo publicaremos para ayudar a otros estudiantes.

Imagen de Ana Blesa
5

La Ramon Llull es un sitio para vivir fenomenal, con un personal fantástico que se encarga que todo vaya bien, pero sobretodo es un sitio para hacer amigos (los hay de todos los tipos) y donde toda la comunidad está dispuesta a ayudar-te. Hay gente de todas las carreras por lo que es muy fácil encontrar a alguien que te ayude si tienes dudas en cualquier tema, y con las diferentes comisiones puedes encontrar actividades de todos los gustos, estimulando la cultura, el deporte, la solidaridad, ... Pero para los más fiesteros, tenemos una Comifestes fantástica que hará que todo el mundo se integre rápidamente y además consigue entradas por lista a algunas de las discotecas más conocidas de Barcelona. Una experiencia que te hace madurar y que te marca de por vida, muy recomendable! (Soy un colegial que ha estado dos años y esto lo escribo desde la cuenta de mi madre)
Imagen de Pablo Andrés Carela
5

Esto no es un colegio mayor cualquiera, es la RAMON LLULL, y el que ha sido llullata un dia, lo sera el resto de su vida. Vivir en la Llull (no confundir con el Penyafort-Montserrat, son colegios mayores diferentes) es una experiencia que te cambia la vida, entras solo, nervioso y asustado sin saber que te deparará el edificio y sales con hermanos que te acompañaran de por vida. La Llull es un lugar de convivencia y respeto y lleno de tradiciones propias de un colegio mayor centenario como es este. El edificio tiene una antiguedad mágica que hace que te sientas fuera de época. La situación de la llull dentro de la ciudad es envidiable y el estar dentro de un recinto cerrado vigilado 24 horas te proporciona una sensacion de seguridad buena. Es obvio que no es un lugar perfecto y como en casa en ningun sitio, siempre hay cosas a mejorar y la dirección siempre está dispuesta a escuchar las propuestas de mejora y adaptación para satisfacer las necesidades de los llullatas. Nadie obliga a nada, es decir, cada persona es voluntaria de acudir a las actividades que quiera, oficiales (organizadas por la dirección) como extraoficiales (organizadas por los llullatas) y nadie es menos por no asistir a nada. Como ya he dicho en la llull no somos amigos, somos hermanos y como en todas las familias hay una madre que nos cuida y ayuda a llevar las primeras semanas fuera de casa, a Elena, la llullata-madre, todos le agradecemos su dedicación y esfuerzo para hacernos sentir bien y disfrutar de nuestro tiempo en la llull, siempre dispuesta a hacer cafe y bocadillos para cualquiera que pise el bar sin importar quien seas.
Imagen de rafel orestes
5

Yo estuve mis primeros dos años de la universidad viviendo en la residencia Ramon Llull y desde mi punto de vista es un lugar ideal para empezar la etapa de estudiante. Como pasa en el mundo real en la Ramon Llull hay gente de todo tipo con multidud de intereses diferentes, lo que te abre las puertas a crecer, aprender y respetar puntos de vista muy distintos al tuyo. Además personalmente le guardo a la residencia un hueco en mi corazón pues allí conocí a mi gran familia de Barcelona (sin ser yo la persona más extrovertida y social del mundo). En definitiva la Ramon Llull es algo más que un lugar donde dormir i comer, es un hogar.
Imagen de AlberThor96
5

Os voy a hablar de ni caso personal, no siempre llueve a gusto de todos pero espero que lo que voy a escribir te ayude en algo. Aunque la relación con tu familia no sea la mejor del mundo, siempre es duro marchar de casa a una ciudad tan grande cómo Barcelona aún más (en la mayoría de los casos) sin haber tenido experiencia propia en el tema de vivir por tu cuenta. La Ramón Llull se trata de una residencia pequeña en la que los residentes al ser tan reducidos forman vínculos que cuesta mucho que desaparezcan, en la mayoría de los casos nunca lo hacen, por lo tanto al vivir en ella nunca te sentirás solo, siempre nos ayudamos entre nosotros en cualquier tema, ya sea académico o personal (y esto tanto losbpropios residentes como los empleados que trabajan ahí). Dejando de lado el tema subjetivo, se trata de una residencia bastante céntrica, muy bien comunicada tanto con las distintas zonas universitarias cómo con el resto de la ciudad. Sus instalaciones puede que no sean las mejores pero tampoco necesitas más dado que tener una biblioteca, diferentes salas de estudio, un gimnasio, etc (que se encuentran en constante mejora) en el mismo sitio que duermes es algo que no aprecias realmente hasta que lo pierdes, y que te ayudará sobretodo en los periodos de exámenes. Por último, a lo largo del año la propia residencia organiza actividades de todo tipo, desde culturales a distintas excursiones, que seguramente te resulten interesantes (no todas lógicamente), también se organizan actividades entre los propios residentes (fiestas, comidas, etc), siempre fuera de temporada de exámenes e intentando molestar lo mínimo, con las que estrechar los lazos entre nosotros mismos. En conclusión, es una residencia en la que formarás una hermandad cómo en ninguna otra, que tiene una localización estupenda y que te ayudará en tu vida académica (lógicamente) y en tu vida personal.
Imagen de Bartomeu Costa Prats
5

(Perdón por el rollo, esta web no acepta los parágrafos) Aunque son la misma institución, el "Penyafort-Montserrat" y el "Ramon Llull" son dos colegios distintos y con sus particularidades. Yo viví tres años en el "Ramon Llull" y por eso mi opinión puede no corresponderse con la situación del "Penyafort-Montserrat". Lo que al llegar al colegio llama más la atención es el edificio en si, ya que es una construcción modernista con mucha historia. La segunda cosa que me encantó fue la tranquilidad del recinto. El recinto "recinte industrial" ocupa cuatro islas de edificios, y lo que serian calles en cualquier otro sitio de Barcelona son pasajes peatonales, el "Ramon Llull" está en el centro del recinto, así que hay poco ruido de tráfico. Además por la noche el recinto está cerrado para toda persona que no sea colegial, por lo que nunca hay ruidos en la calle. Las habitaciones compartidas son un tema que al principio me asustó, pero que al final se convirtió en un pro. Normalmente, si no pides lo contrario de juntan en la habitación con personas afines según una encuesta previa (mismos estudios, aficiones, procedencia ...) pero si hay algún problema de convivencia, no tiene problema en reorganizar la distribución para que puedas estar con amigos. Al convivir con otra gente, aprendes a respetar mucho las manías y costumbres de los demás. Según mi experiencia, la gente con la que he vivido en el colegio se han convertido en mis mayores amigos. El ambiente en la casa es muy abierto, teníamos como normas de decoro saludarnos siempre por el pasillo, aunque solo fuésemos conocidos de vista. En el comedor, las mesas son de 16 personas y estaba muy mal visto (salvo casos de fuerza mayor) levantarse antes de que los demás terminaran. Esto hacia que hablaras con gente con puntos de vista distintos al tuyo que tal vez no te encontrarías en el campus de la universidad (yo como ingeniero, conversé mucho en el comedor con médicos, maestros, abogados, filósofos, ...). Por supuesto, el edificio está lleno de jóvenes y naturalmente siempre había alguien celebrando algo. Pero si necesitabas estudiar siempre podías ir a la biblioteca o a las salas de estudio donde siempre (y los encargados de la biblioteca eran muy estrictos en esto) había silencio. Con dieciocho años sesupone que tienes conocimiento para diferenciar los distintos ambientes para distintas actividades. En el col·legio se organizaban muchísimas actividades en todos los ámbitos (culturales, deportivas, musicales, solidarias, ...) al asistir a estas actividades subes puntos para elegir habitación con preferencia el siguiente año. Las actividades las organizábamos los propios colegiales (con el apoyo de dirección) y se tenia bastante libertad para decidir lo que queríamos hacer, mientras yo estaba en el colegio, funcionaban las comisiones de cultura (conferéncias, documentales, campeonatos de juegos de mesa y videojuegos), música (conciertos, grupos de colegiales, una pequeña orquesta de cámara, coro, clases de instrumento, ...), deportes (teníamos equipos en las ligas universitarias de baloncesto, fútbol, balonvolea y rugby), excursionismo, cienefórum, debate político, tecnología y solidaridad. Yo fui un año becario de cultura y jefe de cultura al siguiente. El personal del colegio siempre se esforzó en proporcionarnos el mejor trato dentro de sus capacidades. El personal de limpieza venia dos veces por semana y dejaba las habitaciones limpias siempre que la tuvieras ordenada (a los vecinos de enfrente a menudo les dejaban una nota para que quitaran los zapatos y se pudiera barrer). También Elena, la propietaria de la cafetería que había dentro del propio colegio que nos cuidaba (y todavía nos cuida cuando lo necesitamos) como una madre fuera de casa (tanto si estabas enfermo, como desanimado con los estudios, de celebración o con ganas de contar batallitas, Elena era y es la respuesta), además nos cedía el local para los bingos solidarios, el torneo de trivial y el campeonato de just dance. Por último, un aspecto polémico, sé que los colegios mayores tiene la fama de gastar novatadas, cuando llegué a Barcelona tenia miedo de ellas, pero en realidad lo que en nuestro colegio llaman novatadas son más bien unos juegos en los que rompes el hielo con tus compañeros de promoción. Eran totalmente opcionales (mi compañero de habitación era muy tímido, no bajó y nadie dijo nada ni fue excluido después), además se concentraban los juegos en dos días, perfectamente anunciados (por si querías no estar) y te avisaban si debías levar ropa especial si te podías manchar. Siempre es condenable obligar a alguien a denigrarse y eso lo teníamos claro (además de por principios es ilegal y denunciable).
1

Horrible, he vivido mi primer año universitario allí y sin duda que es de lo peor que he pasado, instalaciones arcaicas, un nivel pesimo en la comida, de hecho más colegiales han sufrido fuertes dolores de barriga y cólicos durante el curso, además por mala fortuna, todo y pagar más de 900€ mensuales, hemos tenido que convivir con cucarachas durante los dos primeros y últimos meses del curso, por no hablar de que no hay aire acondicionado, eso supone que durante septiembre, finales de mayo y junio, sea prácticamente inhabitable, por último es importante destacar el hecho de que parece una cárcel más que un colegio mayor, actividades culturales aburridas y además un lugar en el que se hace muy difícil estudiar, se consume mucha Marihuana y drogas y cada día hay fiesta, en resumen, una estafa.
Colegio Mayor Penyafort-Montserrat-Llull
Pide información
Más residencias en Barcelona
residencia universitaria livensa living barcelona diagonal alto
17 Fotos
Residencia (Mixto)
3
(3 opiniones)
A partir de 873 € pers/mes
17 Fotos
Residencia (Mixto)
0
(0 opiniones)
A partir de 775 € pers/mes
20 Fotos
Residencia (Mixto)
0
(0 opiniones)
A partir de 1.150 € pers/mes